Opinión

LA IMPORTANCIA DE LA CONSTITUCIÓN DE 1917

“Queremos la paz, pero la paz no puede ser la mera ausencia de violencia; debe ser presencia y vigencia constitucional, sin coacción, extorción ni amenazas: Fernando Savater

Disertación de Daniela Vargas Mendoza estudiante del Cobach 10 durante el Concurso Regional “Nuestra Constitución y el valor de la justicia en el desarrollo de México” organizado por el Centro de Estudios Superiores Ignacio Allende.

Nuestra Constitución de 1917 es la síntesis de la evolución jurídica, política y social de México. Es el resultado de las grandes luchas del pueblo mexicano por alcanzar primero y después por reforzar su libertad y soberanía. Una de sus grandes virtudes es que en décadas de cambios profundos y vertiginosos, supo reformarse para guiar al pueblo mexicano, conservándole la paz social y mejorando su calidad de vida.

La justicia social que en ella se enmarca tiene raíces muy profundas y antiguas. Los sentimientos de la nación de Morelos, proponiendo un salario justo para todos los mexicanos, las ideas de Mariano Otero en los debates del Congreso Constituyente de 1856 y en el pensamiento de Ponciano Arraiga e Ignacio Ramírez. Sus grandes tesis son libertad, democracia y justicia social.

Nuestra Constitución es el instrumento supremo en nuestro sistema jurídico mexicano, contempla las garantías individuales, los derechos fundamentales, las obligaciones de nuestros gobernantes, las distribuciones de los territorios. Es así como se marcan los precedentes de la regulación formal y positiva del derecho del país.

Y al día de hoy nos damos cuenta que poco a servido escribir y plantear todas las disposiciones legales cuando nuestra constitución es una de las mas violadas, violentadas y ultrajadas. Nos damos cuenta como nuestro país se encuentra en grandes índices de impunidad  en los delitos, lo cual nos demuestra que el principio y las definiciones que dan sentido a la justicia de dar a quien constante y perpetuamente lo que le corresponde no esta siendo efectivo, porque día a día somos testigos de personas que violentan los derechos humanos, los grupos vulnerables como las mujeres que hoy en día sufren de feminicidios, nuestros grupos indígenas quienes solo los utilizamos en nuestros discursos y en nuestra retórica, los vemos como un icono de artesanías que esculpen chaquiras y que hacen de esto una identidad.

Es así con el marco de la constitución de 1917 yo exhorto a todos los presentes a todos los presentes de mas allá de tener una profesión jurídica, no ser abogado, no ser litigantes, conozcamos nuestros derechos. Nos acerquemos a la carta magna, para de esta manera recobrar su importancia y defendernos de las atrocidades, de las violaciones y de todas las agresiones que recibimos entre mexicanos e incluso del extranjero.

Porque claro esta que, con elocuentes palabras, con discursos de retorica adornados no cambiaremos la realidad. Que este sea el llamado, cual mexicanos al grito de guerra para enfilarnos a una lucha que ya no es de armas, que es una revolución de ideas, donde un sistema jurídico es el escudo protector de nuestros derechos y los actos que emprendamos valientemente y con franco amor a la patria serán la espada para luchar por la eterna libertad de una nación.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *