Opinión

El acoso sexual es, en México es un fantasma permanente, velado e hiriente

                                      El acoso en México es un fantasma, existe y no al mismo tiempo, muchas personas saben que existe pero cuando pasa se busca negar y se culpa a la víctima

En los últimos meses del año 2017, el ámbito del entretenimiento, tomó fuerza el hashtag #MeToo mismo que han utilizado mujeres que han sido acosadas y violentadas en su trabajo, al buscar algún papel en el cine en Estados Unidos.

Asimismo, dicho movimiento ha llegado en México con declaraciones de la actriz Karla Souza quien compartió y narró la violación que sufrió al inicio de su carrera, así mismo otras actrices del ámbito del cine mexicano y televisión han denunciado casos de acoso del que han sido víctimas.

Y es que el acoso se encuentra también en el entorno laboral y académico, incluso en el hogar o el entorno inmediato, se presenta de manera psicológica, sexual y física. En el área de la psicología el acoso es visto como un trastorno u obsesión de algunas personas, persiguiéndolas y hostigándolas al grado de llegar a las amenazas.

Pues bien, hoy no hablaremos del movimiento #MeToo, sino que visibilizaremos el acoso laboral en el sector educativo y no solamente serán las que sufren las y los integrantes del alumnado, sino también los que sufren las maestras y los maestros.

En este sentido, valdría la pena regresar al año 2014, cuando la secretaría administrativa de la escuela Normal Superior José E. Medrano, interpuso una denuncia ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Chihuahua, así como en la Fiscalía Especializada de la Mujer por acoso sexual por parte de José Alfredo González, quien fungía como director del plantel en ese entonces.

La mujer denunció que por varios meces, José Alfredo González le hacía insinuaciones y comentarios obscenos y al momento de dar a conocer la situación ante sus superiores y coordinadores le quitaron su puesto mientras le ofrecieron la liquidación o en su defecto el cambio a otra ciudad de la entidad.

De este caso se sabe que José Alfredo, actualmente es coordinador en la Escuela Normal Superior del Estado de Chihuahua, Unidad Juárez.

Actualmente, hay otro caso similar sobre acoso laboral y es en la UPENECH, sobre el director de campus Chihuahua Arturo Limón, quien de acuerdo a la declaración de Victoria Chavira, vertida en medios de comunicación el 21 de febrero, dijo que el director cuenta con dos denuncias de maltrato y acoso laboral a dos docentes.

En el ámbito educativo las y los docentes, así como trabajadores de instituciones educativos suelen ser víctimas de acoso por parte de sus superiores o de sus propios compañeros.

En septiembre del 2017, en la UTCH también se presentó un caso similar, pero esta vez era el rector Heriberto Flores Gutiérrez, quien fue señalado por hostigamiento laboral y por si fuera poco también de acoso sexual.

Una sociedad donde denunciar el acoso es prepara previamente una armadura para no sentir tanto dolor mientras las personas del entorno te saturan preguntando ¿Cómo ibas vestida? o te dirán, algo le hiciste, aguántate es el jefe o la jefa o ¿Qué esperabas, comodidad? En esta misma sociedad en donde nos hemos acostumbrado a hacer prejuicios sin reparo denunciar el acoso es difícil y si te tardas en hacerlo también es difícil, sin embargo, es necesario realizar la denuncia pues el cambio se dará con pasos firmes.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *