Chihuahua

Días caminando con el sueño de algún día poder enviar dólares a su familia

migranre

El camino más duro fue cuando el tren me dejó en un lugar desconocido, no había comida ni agua y tuve que caminar por tres días hasta llegar a un pueblo de Oaxaca: Jeremías

Desde enero hasta el mes de noviembre de 2017, se presentaron ante las autoridades mexicanas 33 mil 549 personas migrantes provenientes de Guatemala informa la Secretaría de Gobernación, son personas que buscan el «sueño americano», personas como Jeremías salieron de su país para conseguir una mejor calidad de vida.

Migración

Jeremías Aguilar, de 40 años de edad, originario de Guatemala. Su viaje comenzó hace tres meses, pero por un desafortunado accidente en el tren, su viaje rumbo a los Estados Unidos quedó en pausa, lamentablemente su pierna sufrió una fractura y esto significa su estadía de dos meses al menos en el estado de Chihuahua en el albergue, 1 de 7 migrando.

Durante la entrevista, Jeremías contó a Difusión Norte, que su llegada a la entidad ha sido muy buena, ha recibido amabilidad y comida por parte de las personas del voluntariado de la casa, así mismo dijo que le están ayudando a regularizar sus papeles para poder quedarse en la ciudad y buscar trabajo, asi como también a le han ayudado a tramitar una póliza del Seguro Popular,

«Arriba del tren se encuentra a todo tipo de personas y sobre todo provenientes de Centroamérica; hondureños, salvadoreños y guatemaltecos. Se cuentan muchos sueños, el como enviarle el dinero de su primer sueldo a la familia al llegar a los Estados Unidos, por ejemplo» compartió Jeremías.

Su confianza y deseo de seguir adelante lo encontró cuando el tren los dejó en medio de la nada y tuvo que caminar por tres días sin comida ni agua hasta llegar a un pueblo de Oaxaca.

Continuar el viaje con un pie quebrado es muy complicado y en Chihuahua es posible que consiga un trabajo a diferencia de su lugar de origen, en donde solo conseguía trabajo temporal por semanas como albañil, señaló que en una situación económica difícil, no se pueden rechazar los trabajos.

Dijo sentirse sorprendido por la amabilidad con la que reciben a personas migrantes y también los albergues instalados para ellas y ellos, pues dice que en su país no es así, la gente es desconfiada y no se acostumbra a salir a las calles a «charolear» o pedir limosnas.

Otra cosa que comenta le sorprende, es que en Chihuahua los albergues aceptan a migrantes mexicanos, ya que en los otros albergues solo se aceptan a personas extranjeras, aunque podían estar ahí por tres días, entraban a la casa solo para comer, dormir, bañarse un breve descanso y luego seguir con el camino.

Expresó que le ha tocado encontrarse con personas de México que se hacen pasar por extranjeros, para conseguir dinero en los cruceros para comprar alcohol y droga “la gente piensa que nosotros los migrantes solo pedimos dinero para comprar alcohol y luego ya no nos creen” comentó Jeremías.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *