Opinión

Huachicoleros, poniendo a prueba los instintos mexicanos

El 80% de la tomas clandestinas se concentran en 7 estados, entre ellos Hidalgo, Veracruz y el Estado de México, así el tema huachicolero

El tema de los huachicoleros en este 2019 resulta un apocalipsis, que deja salir lo peor de las personas. Están quienes se unen para ir por la gasolina gratis, otros se burlan de la desgracia, hay quienes matan a la vaca porque hubo un accidente y pensar en ayudar era más difícil que repartir la carne y 94 víctimas por la explosión de una perforación ilegal en un ducto en Hidalgo.

Veracruz.

Fueron 94 los muertos por la explosión en los ductos de Tlahuelilpan, Hidalgo. ¿Fue la pobreza, la necesidad, la ambición?, ¿qué ocasionó todo aquello?, ¿la Cuarta Transformación qué tiene que ver?, es un asunto que no debió pasar y no se vale decir que la culpa la tienen quienes han establecido las estrategias de erradicar el robo y venta ilegal de combustible.

Una de las problemáticas que más nos aqueja como mexicanos es la corrupción y a la mayoría nos afecta, pues el impacto se ve en la calidad de vida por los recursos que manejan las diversas instancias gubernamentales en los proyectos que realizan para la población.

Durante la conferencia del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el 22 de enero se dio a conocer que el 80% de las tomas clandestinas desde 2016 se han concentrado en 7 estados: Hidalgo, Puebla, Jalisco, Veracruz, Estado de México, Tamaulipas y Guanajuato. Asimismo, apuntó que no dará tregua a quienes se dedican a robar combustible ni a la corrupción, y va por el plan de bienestar.

Antes de que ocurriera la mortal explosión en Hidalgo, en los diferentes medios se mostraba el caos luego de que se diera a conocer la localización de tomas clandestinas dentro de Pemex. Fue entonces que la población entró en pánico por el desabasto de gasolina, algunos corrían a la tienda más cercana a comprar galones de agua para luego tirarla y rellenarlos del combustible, unos más llevaban bidones e inclusive circularon fotos con tinacos en las gasolineras.

Compras de pánico.

Poco a poco las cosas empezaron a salirse de control, hasta el punto en que la población comenzó a perforar los ductos para conseguir gasolina gratis. Pero no fueron seis ni diez personas, sino más de cien y hasta en familia, con menores de edad. En efecto, morir de esa forma no se le desea a nadie.

Pero robar no es la mejor cara del ser humano, es este momento cuando una debe analizar conscientemente sus acciones. De manera ingenua quiero imaginar que la población sólo se sumó porque se sentía bien no ser unos cuantos el «revelarse», sino muchos, pero si seguimos así, ¿qué consecuencias nos traerán nuestros instintos?

El huachicoleo es como un elixir de la “verdad”, ¿quiénes son realmente los mexicanos?, ¿qué somos capaces de hacer ante las adversidades?, ¿qué tan fácil perdemos la cabeza?, ésta no es una lucha entre nosotros, sino una en la que debemos tomar responsabilidades si queremos el desarrollo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *