Internacional

7 de cada 10 jóvenes piensan que el machismo es un grave problema

En América Latina y el Caribe persiste la violencia contra las mujeres, sólo en 2016 se registraron mil 831 feminicidios: OXFAM

7 de cada hombres y mujeres de jóvenes encuestados en América Latina cree que la violencia machista es un grave problema en su país. Perciben entre sus amigos y amigas conductas graves de violencia hacia las mujeres lo que muestra la prevalencia de violencia de género incluso entre las nuevas generaciones de entre 15 a 29 años, de acuerdo con el estudio «Rompiendo Moldes de Oxfam» 

En el mes de julio de 2018, la confederación internacional de Oxfam publicó un estudio llamado «Rompiendo moldes: transformar imaginarios y normas sociales para eliminar la violencia contra las mujeres». El cual consistió en diversas encuestas a jóvenes de 15 a 29 años de edad de América Latina y el Caribe que pensaban sobre la sexualidad femenina o que tan comúnmente ven patrones de violencia en sus entornos.

Algunos de los resultados más inquietantes, es el tema de la vida sexual de una mujer y su papel en sociedad. El 51% de las encuestadas y el 62% de los encuestados piensan que es común que un hombre abuse sexualmente de una mujer o la golpee estando en estado de ebriedad.  Y el 82%  de las mujeres y el 80% de los hombres encuestados opinan que sus amistades piensan que las mujeres no pueden tener relaciones con quien quieran y los hombres sí.

Y por último, que en el acto sexual las mujeres que dicen «no» en realidad quieren decir «sí», esto lo piensa el 45% de las encuestadas y el 65% de los encuestados. La percepción del abuso sexual se normaliza entre la población joven, planteando que es común que un hombre en estado de ebriedad violente a una mujer junto con la percepción de que «no» quiere decir «sí» a la hora de hablar del consentimiento sexual.

La violencia entre parejas, fue algo que también resaltó dentro del informe pues el 56% de los hombres y el 48% de las mujeres de entre 20 y 25 años afirman conocer casos de violencia que han sufrido sus amigas en los últimos doce meses. Muestra la alta prevalencia de esta problemática entre la población joven.

6 de cada 10 piensa que las mujeres no abandonan relaciones violentas por amenazas: Oxfam

Además, la amenaza de muerte como una de las causas por las cuales una mujer no abandona una relación violenta es alarmante: 6 de cada 1o mujeres y hombres jóvenes creen que las mujeres no salen de las relaciones de pareja violentas porque el hombre amenaza con matarlas, mientras que 5 de cada 10 creen que las mujeres consideran que la violencia que sufren es normal.

Respecto a estereotipos de género y acoso sexual, también fueron identificados como problemáticas comunes en la sociedad entre las y los encuestados. Respecto a la vestimenta, el 62% de las encuestadas y el 72% de los encuestados cree que una mujer no debe de vestirse de forma provocativa ni andar sola a altas horas de la noche.

En el tema de acoso callejero, 75% de las y los encuestados piensan que es normal que un hombre le haga piropos a una mujer en la calle y creen que sus amigos lo hacen. Y en el caso de abuso sexual, bajan las cifras de opinión con un 31% de mujeres y un 40% de hombres que piensan que una mujer ebria se presta a que un hombre tenga relaciones sexuales aunque ella no este consciente.

Los imaginarios y normas sociales nocivas predominantes están relacionadas con el control de los cuerpos, la sexualidad de las mujeres y se estructuran en torno a la construcción de la feminidad subordinada y a la masculinidad hegemónical, explica Oxfam.

El problema no es la falta de comprensión ni la ausencia de legislación o de políticas, sino las enormes brechas de implementación. A ello, se suma la impunidad política, jurídica y social, que es causa y a la vez, consecuencia de las violencias contra las mujeres. Las violencias contra las mujeres tienen raíces profundas en la cultura patriarcal que se reproduce desde y mediante imaginarios y normas sociales machistas. Estos alimentan las violencias contra las mujeres, muchas veces agudizando y naturalizando o legitimándolas, explicó  Simón Ticehurst, director de Oxfam en Latinoamérica y el Caribe.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *