Más+//Educación

Laura Granados 71 años «lista para servir» en el movimiento Scout

 «Me siento muy feliz, a mis 71 años no puedo dejar a los scouts. Es un estilo de vida y una misión: Laura Granados»

Laura Flavia Granados Ochoa es una mujer de 71 años que actualmente lidera el grupo 4 Enrique Torres «Perico»de los scouts México en Chihuahua, conformado por 7 guías y 75  personas. Laura fue punta de lanza para que las niñas y mujeres pudieran tener una participación igual a la de los hombres en los grupos de scouts, además de haber sido la primer consejera nacional en México al lado de 20 hombres.

Laura expresó siempre sentir curiosidad por formar parte de los scouts, desde niña observaba a sus hermanos que pertenecían a un grupo y quería incluirse, sin embargo, anteriormente solo se permitía la participación de las mujeres solo de 15 años o más y a través del puesto de dirigente de lobatos, que forman la unidad de edades más cortas del grupo scout, de 7 a 11 años.

Ella inició como dirigente de manada de lobatos en 1962, cumplirá 56 años de servicio con los scouts en julio del año en curso

Laura permaneció como dirigente de lobatos durante 5 años, empezó en el grupo 2 y ahí conoció a su esposo, Enrique Torres, un pilar fundamental en su vida personal y como líder scout.

En aquellos tiempos mis papás no me dejaban ir de campamento, cuenta Laura, de los 15 a los 21 años solo fui a 3 campamentos y eso porque mis padres me encargaban con los dirigentes.

Laura contó también, que al terminar la secundaria, tenía la inquietud de estudiar en la Preparatoria del Instituto Científico y Literario, el antecesor de la UACH que impartía clase en el actual Paraninfo Universitario, sin embargo, no tuvo el permiso de sus padres. Mi papá me dijo que no, que a la prepa a lo único que se iba era a noviar en el parque como se veían los muchachos de esa escuela.  Entonces decidió,  estudias comercio en inglés, trabajas un tiempo y después te casas. Y uno era muy obediente en esos tiempos.

El grupo 2, en el que comenzó  Laura, actualmente tiene 70 años. Mismo grupo fue formado por Enrique, su esposo. Hoy en día esta ubicado en la cantera, es el más grande de toda la república mexicana.

Laura, después de casarse tuvo 3 hijos, con sus embarazos se retiró un poco de los scouts pero seguía dando su apoyo ya no como líder de lobatos, sino como madre auxiliar. Al cumplir 7 años su hijo menor, volvió a meterse de lleno a los scouts. «En aquel entonces mi marido era consejero y dentro del consejo se hablaba de la idea de crear las unidades femeninas» comenta Laura. Para probar si funcionaria o no un grupo scouts solo de niñas, se hicieron los primeros grupos piloto, uno de ellos fue implementado aquí en el estado por Enrique.

La pregunta era ¿Cuándo entran las mujeres? Ya que los grupos scouts era sólo para hombres. No había rama femenina y ni imaginar algún equipo mixto

De ahí nacieron las «Gaselas» que era la versión femenina de los lobatos, también se hicieron las otras unidades de edad quedando como tropa scout y tropa scout de muchachas, clan roberts y clan de precursoras. Del grupo piloto de unidades femeninas en el estado, Laura se convirtió en subguia, el guía principal seguía siendo un hombre.

Llegó un momento en el que se iba a cambiar de representante de jefe de grupo 2, entonces le pidieron a Laura que tomará el puesto, lo que causó mucho shock y un cambio muy grande pues no había habido jefas de grupo antes.

Fui el primer jefe de grupo mujer, declaró Laura y lo primero que me dijeron fue «a ver como te va porque el fulano que asesora es quien sabe como con las mujeres». Mi respuesta fue; no hay problema, yo hago la huelga del japonés «Produce más para que el patrón pierda» Él me pedía una lista, yo le daba lista y media, así fue con cada actividad que se nos asignaba a los jefes de grupo de la zona. Al cierre del ciclo, en una reunión, este hombre terminó diciendo que resulté ser la más competente y a la vez de quien no esperaba nada.

«Con esto tuve la oportunidad de demostrar la capacidad de una mujer para un cargo serio dentro de los scouts. En ese entonces aprendí a administrar y a dirigir el grupo 2, el 3er grupo más grande de la república y yo como mujer empecé a trabajar y a liderar y si tenía la capacidad, tal fue la cosa que me invitaron desde México a ser consejera, después estuve en la corte nacional de honor».

A la edad de los 45 años, después de haber sido por un tiempo jefa de grupo, Laura se convirtió en consejera, en la única mujer consejera rodeada de 20 consejeros.

Cuando fue consejera tenia 45 años, las reuniones se llevaban a cabo en México. En una ocasión para el día de la mujer, cuando Laura tenía alrededor de 50 años, estaba en una reunión de consejeros. Al comenzar las reuniones de scouts se inicia con una oración a Dios y en aquella ocasión uno de los miembros dijo “Que rece Laura por ser día de la mujer”, antes de la oración dije “Voy a rezar, pero quiero decir que las mujeres están los 365 días del año y hoy no es una celebración” Después el jefe de consejeros le pidió a la persona que hizo el comentario que me pidiese una disculpa.

«Cuesta trabajo, pero se puede lograr el cambio en la vida y en las estructuras establecidas: Laura Granados»

Mi esposo era muy abierto a todas la posibilidades y a la idea de que yo me desenvolviera en estos escenarios, explica Laura. Él no era un “macho” más de la época. Me motivó a asistir a los cursos de scout, gracias a él soy mucho de lo que soy ahora.

«El decidió hacer de su vida lo que el quería ser y me permitió a mi hacer lo mismo. Eramos un complemento, el sabía mucho sobre caballería, técnica y escultismo. Él fue el que permitió que yo fuese una mujer exitosa y pudiese ser jefa de grupo y consejera.»

Los consejeros se reúnen cada dos meses en la ciudad de México y no se les cubren los viajes. Laura tenía que viajar en camión todo un día para asistir a las juntas. Mi esposo pagaba estos viajes, trabajaba más para que yo pudiera ser consejera, cuenta Laura, esto es voluntario, entonces él tenía que trabajar aparte de dirigir scouts.  A mi nunca me limitó. Tuve  de él esa fortuna, no fue machista y al contrario me enseñó mucho y aprendí.

Su esposo, además de líder scout, fue servidor del alta. Murió el 27 de agosto de 2017 y fue enterrado portando su sotana y traje de scout. Ayudó a la formación de muchos grupos scouts en Madera, Casas Grandes, Cuahutémoc, entre otros.

Todo se puede hacer cuando quieres realizarte también como mujer. No tuve carrera de profesión porque mis padres no me dejaron, pero mi marido me dejo ser lo que yo quería ser. Ser scout es una misión, Dios me dio facultades y ciertos dones, paciencia, comunicación y me ha enseñado al vida, agregó Laura.

«Para una mujer es difícil. Yo fui consejera nacional 6 años, la primera jefa de grupo mujer y líder del grupo piloto mixto, fui la única mujer entre 20 hombres me ha tocado mucho ser punta de lanza»

El siguiente paso para Laura fue ayudar en el implemento de equipos mixtos, hace más de 23 años. En Chihuahua, al igual que las unidades femeninas, las mixtas fueron introduciéndose a través de grupos piloto. Uno de ellos estuvo en  el grupo 2 lidereado por Laura y hubo dos más en la república, uno en Guadalajara y otro en Puebla.

Yo me eduqué en el Colegio Palmore desde hace 54 años y yo siempre trabajé en coeducación y a mí nunca se me ha hecho difícil trabajar con nombres, cuenta Laura, Todavía existen grupos que no son mixtos porque a los padres les causa un conflicto o a los mismos niños del grupo, pero el implemento de que cada vez más haya ámbitos mixtos esta creciendo.

Actualmente Laura dirige el grupo 4, que lleva por nombre Enrique Torres «Perico» en honor a su esposo. Tiene su cede en el local 4 del parque Huerta Legarreta al Norte de la ciudad.

Hace 6 años tuvimos la inquietud de venir a esta zona por la colonia Villa, porque a estos lugares no muchos se atreven a fundar un grupo scout. Aquí hay chicos atrevidos, inquietos y puede ser que en situaciones familiares conflictivas, explicó Laura.

Este año se cumplen 70 años de que existen los Scouts México en Chihuahua. El grupo de Laura, busca principalmente llegar a las personas y brindarles un espacio en donde se puedan desarrollar y encuentren su lugar. Por cuestiones de recursos de la zona, el grupo se ha encargado de buscar donaciones y patrocinadores para no cerrarle sus puertas a nadie por un motivo de dinero. Ser scout requiere la compra de un uniforme y una inscripción en México que te da el permiso de salir a actividades fuera de la sede, estas suelen ser cubiertas por becas y acomodadas por pagos en abonos.

Les das la oportunidad a las y los niños de que vivan el scultismo porque a lo mejor si tú no estás aquí brindando este apoyo, ellos estarían en lugares más problemáticos.

El método del escultismo es aprender haciendo. Tenemos un programa que son las áreas de aprendizaje del ser humano: Creatividad ,corporalidad, carácter, afectividad, espiritualidad y sociabilidad. El programa scouts es captado por quien lo necesita y los scout siempre son un servicio, finalizó Laura.



One thought on “Laura Granados 71 años «lista para servir» en el movimiento Scout

  1. Felicidades Sra. Gracias por abrir una brecha y continuar con un gran camino para las y los niños chihuahuenses los cuales hoy en día algunos ya son mujeres y hombres de bien. Excelente labor !GRACIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *