Internacional

¿Qué pasa en Venezuela? Aún es presidente Maduro

Lilian Tintori votando en la consulta contra Maduro

El 16 de julio votaron 6 millones 492 mil 381 en la consulta popular propuesta por el Parlamento opositor al régimen de Nicolás Maduro

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro informó el lunes 17 de julio de 2017, que mantendrá la convocatoria a una asamblea general constituyente, a pesar de que el domingo la oposición realizara una consulta popular de 7.6 millones de personas se manifestaron por el cambio de constitución.

La oposición venezolana reunida en la mesa de unidad democrática mencionó que esta consulta es vinculante y que el gobierno debe obedecer los resultados obtenidos. Sin embargo el chavismo lo descalifica ya que dicho proceso fue realizado sin el apoyo del Consejo Nacional Electoral y sin la aprobación del poder Ejecutivo, tal como lo marcan las leyes de dicho país.

Este proceso tuvo su inicio cuando la oposición ganó la mayoría de la Asamblea Nacional. En el congreso venezolano sus miembros se comprometieron a liberar el mercado y su economía en crisis, como también liberar a sus líderes políticos encarcelados, además del objetivo principal: revocar de su presidencia a Maduro.

Posteriormente, el 05 de enero, Ramos Allup presidente de la Asamblea Nacional declaró que buscarían «dentro del lapso de seis meses, una salida constitucional, democrática y pacífica a la ‘cesación’ del gobierno nacional”.

El autogolpe de estado, origen de la ruptura constitucional

Sin embargo, el Tribunal Supremo declaró en desacato a la Asamblea General, dejando sin efectos todas las decisiones que esta tomara, después de que juramentara en el cargo a los diputados Nirma Guarullla, Julio Ygarza y Romel Guzamana del estado Amazonas, los cuales fueron declarados incapaces de tomar el cargo mediante una sentencia el 30 de diciembre de 2015.

Fue así que mediante la sentencia 155 se declaró el Tribunal Supremo como competente para ejercer las funciones del Poder Legislativo y limita la inmunidad parlamentaria, en tanto la asamblea mantuviera la situación de desacato. Hecho que fue declarado por la oposición y la prensa internacional como un «autogolpe de estado».

Estos hechos llevaron al inicio de una crisis institucional que generó un sin número de manifestaciones tanto de los grupos oficialistas como de oposición, a los cuales la propia Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz calificó como «ruptura del orden constitucional».

Derivado de este breve conflicto entre los poderes públicos, el Presidente Nicolás Maduro propuso la creación de la Asamblea Nacional Constituyente mediante el decreto presidencial 2830 del 1 de mayo de 2017; con el objetivo de: reafirmar los valores de la justicia, ganar la paz y aislar a los violentos en una constituyente para la paz; ampliar el sistema económico venezolano para dejar un sistema económico post petrolero; además de constitucionalizar la misión programática de su antecesor el fallecido Hugo Chávez Frías.

Sin embargo, dicha resolución careció de una aceptación de muchos opositores, constitucionalistas y de la población en general. En este sentido, la mayoría de las encuestadoras venezolanas de mayo que se presentó la propuesta, a la fecha muestran que muy probablemente tendrá un alto nivel de abstencionismo, teniendo tentativamente un rechazo promedio del 70.7%.

Pese a este ambiente, el gobierno ha decidido seguir adelante con dicha Asamblea convocando a elecciones para el próximo 30 de julio, habiendo hasta el momento 18,976 candidaturas para las elecciones territoriales, y 35,438 para las elecciones sectoriales, entre los que se elegirán a un total de 545 constituyentes.

MUD de la Asamblea Nacional Venezolana convoca a la hora cero

Posteriormente, el 3 de julio del presente año, en reacción a la convocatoria de nueva constituyente, la coalición de partidos opositores denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD) convocó a un plebiscito nacional como un acto de desobediencia civil en contra de la «dictadura de Maduro». Esta convocatoria citaba a los ciudadanos de la república bolivariana para que acudieran el 16 de julio a los 1,600 sitios de recolección de votos en las que responderían a tres simples preguntas sobre su parecer entorno a las acciones del gobierno en turno. No obstante, esta consulta según las leyes venezolanas tiene un carácter simbólico más que vinculante.


Las tres preguntas planteadas en la consulta popular:

-¿Rechaza y desconoce la realización de una Constituyente propuesta sin la aprobación previa del pueblo de Venezuela?

-¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?

-¿Aprueba la renovación de los poderes públicos así como la realización de elecciones libres y la conformación de un gobierno de unión nacional?


Fue así como este domingo pasado votaron 6,492,381 personas en Venezuela y en el exterior 693,789.al escrutar 95% de las actas, con un resultado impresionante sobre un proceso electoral no oficial, en el que se dio como resultado:

  • Un 98.64% de votos a favor de rechazar y desconocer la realización de una Constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo venezolano.
  • El 98.82% demanda a la Fuerza Armada Nacional y a todo funcionario público obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional.
  • Mientras que el 98.93% aprueba que se proceda a la renovación de los poderes públicos de acuerdo a lo establecido a la Constitución, y a la realización de elecciones libres y transparentes así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional.

 Cinco expresidentes latinoamericanos participaron como observadores en una consulta simbólica.

Durante el proceso fueron invitados por la MUD como observadores del plebiscito cinco expresidentes extranjeros a Venezuela: Vicente Fox (México), Andrés Pastrana (Colombia), Jorge Quiroga (Bolivia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica).

Sin embargo, el gobierno venezolano presidido por Nicolás Maduro declaró como persona no grata a el expresidente mexicano, ya que comparó la consulta popular venezolana con la jornada electoral en la que hace 17 años el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió el poder en México después de 70 años en el poder. Asimismo mencionó en boca de Jorge Rodríguez, Alcalde del Municipio Libertador de Caracas, que entre los expresidentes cobraron 250 mil dólares.

Fox llegó «pagado a Venezuela para promover violencia, la intervención de potencias extranjeras” y “quiso provocar a las autoridades para armar un circo mediático que sirviera a los miles de intereses que lo contrataron” afirmo el jefe de la diplomacia venezolana.

Así mismo Lilian Tintori denunció que el régimen de Maduro no permitió que dos expresidentes visitaran a su esposo, el líder de la oposición Leopoldo López, quien se encuentra en arraigo domiciliario en su hogar; misma instalación en la cual se llevó a cabo su participación democrática.

Cabe señalar que el proceso de consulta tuvo un saldo rojo, ya que una mujer murió en un ataque a tiro limpio por supuestos paramilitares chavistas a bordo de una motocicleta, en el distrito de Catia, Caracas. Además en la ciudad de Boconó, del Estado Trujillo, se tuvo como consecuencia del enfrentamiento entre colectivos oficialistas y participantes de la consulta varios comercios saqueados, tres heridos y varios lesionados.

A la par de la consulta de oposición se realizó un simulacro de plebiscito convocado por Comando Zamora 200

Fuente: Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Venezuela

Paralelamente a este proceso, el Comando de Campaña Constituyente Zamora 200 realizó un simulacro de votación rumbo a las elecciones del 30 de julio. En dicho proceso se tuvo como resultados una larga espera de los participantes de hasta seis horas en las filas de votación.

Aunque hasta el momento se carecen de los números finales, ya que será el Consejo Nacional Electoral quién en próximos días de los datos oficiales, aunque al cierre de esta edición los medios locales e internacionales contenían datos encontrados sobre la afluencia a este proceso previo a la constituyente bolivariana.

Por su parte Jorge Rodríguez Gómez, alcalde del Municipio Libertador de Caracas y miembro del Comando Zamora 200, señaló que el simulacro electoral realizado este domingo 16 de julio “fue una victoria a la paz”. Asimismo, el propio conductor del programa televisivo La Política en el Diván declaró en rueda de prensa que la consulta ilegal del MUD estuvo llena de irregularidades, desde votación de niños de 10 años hasta personas extranjeras sin nacionalidad venezolana.

Afirmó que el Consejo Nacional Electoral ha planteado que ellos son los rectores del proceso de simulacro, por lo que él carecería de capacidad para dar un número en contra de los designios del CNE, aunque subrayó que sobrepasaron la capacidad instalada de votación en más de 2.3 veces.

Por último, señaló que la democracia venezolana es tan tolerante, que a pesar de que se convocara a una figura inexistente en la constitución bolivariana y el «Presidente Maduro dice eso es una consulta de ellos, esta bien». En contraposición a otros países como España, en la que incluso sometieron a juicio a las personas que intentaron realizarlos, como el plebiscito de separación de Cataluña.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *