Cultura//Más+//Educación

Ensayo Ayul, Claudia Esparza NCG

RUMBO A LA FELICIDAD, ¿CÓMO ALCANZAR LA UTOPÍA?

La Utopía, es un lugar que no existe pero que debería existir, proviene del griego “outopia” que significa: (ou: ninguno; topos/topia: lugar) y “eutopia” de (eu: buen; topos/topia: lugar) (Apellido, año, página). Cuando nos referimos a utopía siempre decimos que es algo deseable pero inalcanzable, que carece de realidad. En su inicio la palabra utopía aparece como un neologismo utilizado por Tomás Moro, para referirse a una sociedad perfecta; este concepto se podría mostrar  como el ideal a alcanzar, donde los problemas mundanos ya no tengan lugar en esta realidad, donde la sociedad pueda cubrir sus necesidades, es decir “un mundo feliz”. Pero ¿qué es un mundo feliz? Estos son las factores a considerar en mi criterio para lograr esta hazaña, claro si hablamos de una manera hipotética.

La manera en que se rige nuestra realidad, en términos políticos, básicamente es la separación de territorios y poderes.  Diferentes leyes, ideas, diplomacias que “regulan” la búsqueda y medios para lograr el bienestar general. En este “mundo feliz”, la utopía, se busca un régimen uniforme, las mismas reglas para cada uno, en donde se pretende la eliminación de choques de ideas.  Además de la eliminación de la delimitación territorial.

Pero,  ¿quiénes deberían gobernar y llevar a cabo este régimen?, vale la pena preguntarnos ¿Cuáles son los motivos que conducen a los contendientes a cargos públicos a desear gobernar? ¿Para servir al resto o para servirse a sí mismos? ¿Quiénes acceden al poder lo utilizan con fines benéficos? Somos nosotros, la sociedad, quienes designamos los organismos del poder mediante la elección y sufragio, no obstante esto solo favorece a quienes son ampliamente conocidos (futbolistas, cantantes, actores) o a quienes tienen recursos, principalmente económicos, para acceder al poder.

Si asumimos que el poder cambia a las personas, deberá ser este uno de los factores fundamentales a abordar para hablar de utopía. ¿Quiénes gobernarían en una sociedad ideal? Los Babbasuni, en este grupo de personas se incluirán  a ciudadanos que no deseen el poder como fin en sí mismo sino que persigan el bienestar general, además de contar con capacidades políticas latentes. Este grupo tendrá como objetivo la creación y modificación de leyes, que afectarán a la ciudadanía positivamente persiguiendo la paz y la tolerancia entre individuos que puedan convivir sanamente. También serán los encargados de velar y crear estrategias para la mejora de la comunidad, con el objetivo de satisfacer sus necesidades, encontrando  los recursos para la creación de bienes y servicios que por medios sustentables. Existe el riesgo de que incluso el poder obtenido de forma honesta se convierta con el tiempo y resulte en deshonestidad, quien más tiempo pase en el poder menos querrá prescindir de este. Por este motivo este grupo se encontrará en constante rotación de cada uno de sus integrantes, con personas que posean las características ya mencionadas.

Existirá un segundo grupo los Gadist; quienes tendrán un rango menor que los Babbasuni. Estos individuos se localizan por regiones, en las cuales serán los encargados de que las reglas y leyes se cumplan, incluso cumplirán la función de mensajeros ya que informarán a los del primer grupo, que tan efectivas son las estrategias y normas, que lejos de haber sido impuestas se acuerdan por asamblea. Estos también estarán en una constante rotación, por la misma razón ya mencionada, la problemática del poder. Serán seleccionados por su actitud, severa y firme pero no violenta, este tiene que corregir los comportamientos de la población para su mejoría.

Además este grupo incluirá un su propio sitio en Internet en donde los individuos podrán expresar sus ideas sobre los cambios requeridos y propuestas para mejorar. Partiendo de  estas ideas se buscarán personas para los dos grupos  mencionados, teniendo en cuenta un número de individuos amplio en cada uno que permita la rotación.

Por ultimo quedan los Grau, el resto de los individuos que conforman esta sociedad en la cual se busca bienestar. Los Grau demostrarán respeto a los dos primeros grupos, tendrán el derecho de expresar sus ideas para complementar cambios de una forma tolerante y lograr unidad en miras a vivir armoniosamente en sociedad.

Económicamente, en la utopía se persigue constancia y estabilidad. Esto será gracias a que la oferta y la demanda serán los elementos determinantes en el precio de servicios y bienes. Con una importante cantidad de compradores la oferta y la demanda se mantendrá equilibrada, así ningún vendedor o comprador individual influencia sobre el precio, respetando el principio de justicia en el consumo.

Las empresas venden un producto homogéneo, por lo que al comprador no le resultará complicado decidir entre un vendedor a otro. Esto permite al consumidor tener la ventaja de un precio accesible y competencia de mercado sana, lejos de monopolios.  Por ambas partes deben tener derecho a la información completa y gratuita, con el fin de la transparencia en el mercado y las condiciones generales en que se opera.

No existirán barreras de entrada o salida del mercado, como tampoco problemas de reventa. Esta libertad permite que las empresas participantes puedan entrar y salir del mercado de forma inmediata en cuanto lo deseen, permitiéndoles modificar los productos ofrecidos de acuerdo a la demanda.

Una movilidad perfecta de bienes y factores. Los costes de transporte deben ser mínimos, de tal manera que si dos empresas ofrecen un producto homogéneo el consumidor puede acudir a cualquiera de ellos con la misma facilidad interviniendo tiempos y montos similares, también es importante que se eliminen los costos de transacción, esto quiere decir, que ni los compradores ni las empresas amortigüen  costos por la transacción de dichos bienes. Esto es importante porque significa que no habría diferencias en la elección de una u otra empresa basado en un costo adicional por adquirir un bien.

En la actualidad nuestra economía opera a partir de una premisa fundamental: producir la mayor cantidad posible y en función de ello definir el consumo, muy lejos de lo ideal que sería un consumo responsable y medido. El equilibrio entre producir y consumir debería ser lo que nos conduzca a una mejor sociedad.

Tenemos que medir y dar cuenta de los vínculos mutuos entre nosotros. Por el momento, no somos capaces de hacerlo. Tendremos que percatarnos de los lazos emocionales y mentales existentes entre nosotros en diferentes niveles de asociación, y relacionarnos con fines colectivos. Para esto utilizaremos la matemática y estadística, determinando los parámetros cuantitativos que reflejen nuestras emociones en favor de alcanzar felicidad.

La economía correcta debe tener en cuenta nuestros deseos internos y externos y la suma de trabajar con ellos de manera conjunta.

Ahora bien, para la creación productos, se necesita energía para la transformación de las materias primas. Para esto la utopía recurrirá energías renovables. Tendrá el fin de evitar el deterioro del planeta y con eso nuestra propia autodestrucción. Por ejemplo las energías: eólica, hidráulica, mareomotriz, solar, geotérmica. De esa manera preservamos nuestros recursos naturales no renovables lo mejor posible, evitando su inmoderada explotación. Además cualquier producto será realizado con materiales reciclables, incluso algunos sean biodegradables  y amigables con la tierra y el cultivo.

En la agricultura, ganadería, pesca, se utilizarían métodos de modificación genética, tomando en cuenta sus implicaciones ética, para lograr mejorar  los alimentos que salgan, hacerlos más saludables, de un mayor tamaño, consiguiendo los suficientes recursos alimenticios para  la necesidades diarias.

Los santuarios de fauna y flora, serán espacios lejos de la alteración a los ecosistemas que produce el ser humano, donde se tendrán monitoreadas cada una de las especies para así asegurarse de la preservación de las mismas.

La reproducción de los seres humanos, se regularía para evitar la sobrepoblación. Este equilibrio se dará mediante métodos de anticoncepción y la reflexión racional de la sociedad. Gracias a métodos de manipulación  al espermatozoide y el óvulo, la procreación del feto se manipulará genéticamente de tal modo que se eviten las enfermedades genéticas, deformaciones, discapacidad mental, entre otras. Se llevará un registro minucioso de los nacimientos, en el entendido de que la información es muy importante en la sociedad actual.  Las  parejas que deseen tener un hijo deberán acudir a las instalaciones correspondientes, donde un personal calificado le brindará una serie de preguntas para definir el perfil donde los padres demuestren que tienen las aptitudes para cuidar a un niño.

La educación además de construir conocimientos lleva a los individuos a construir su identidad basada en buenos hábitos y valores. Formando a los estudiantes desde pequeños con tolerancia y respeto a la diferencia. Los niños deberán reconocer nuestra igualdad en derechos y obligaciones, independientemente del físico, religión o identidad sexual, entre otros muchos.

La educación se llevará a cabo en instituciones con diversos niveles educativos de acuerdo a un calendario y horarios que favorezcan el desarrollo integral. La pretensión educativa es que el o la estudiante posea un ambiente en el que se desenvuelvan plenamente según sus habilidades. Al llegar a la mitad de su formación educativa se creará un perfil a partir del cual se tratará de potencializar sus habilidades para aprovecharlas de mejor manera. Se utilizarán herramientas tecnológicas para crear situaciones en donde sea posible aplicar conocimientos, habilidades y actitudes que preparen a los alumnos para los retos de la vida cotidiana. Se utilizarán los llamados mundos virtuales donde el estudiante experimentará en persona los temas abordados con un enfoque más práctico.

Cada persona en la utopía se caracteriza por su conducta moral, los rasgos a destacar son su tolerancia y respeto, es su entendimiento del bienestar social lo que mantiene su entorno unido y feliz. Estos es debido a que desde su educación serán personas buscando la mejora de su comunidad; los gustos e intereses habrán de ser canalizados para promover una sociedad armónica. Emociones como ira, coraje, envidia, ya no son un problema porque la racionalidad y una formación sólida nos llevaron más allá de los conflictos generados por estos.

La Utopía se caracteriza principalmente por ser inalcanzable o sólo un producto de la imaginación, pero ¿Por qué no se ha de convertir en una realidad? Las propuestas, métodos y estrategias que busca el ideal, no necesariamente son las culpables de su inefectividad. El origen de los conflictos que ahora nos aquejan somos nada menos que nosotros mismos, ya que el ser humano aunque posea la razón suele guiarse por el instinto o por los sentimientos. Esto entorpece la posibilidad de ver  que el beneficio para el individuo puede ser también el beneficio de la toda sociedad; somos seres sociales por naturaleza aunque en ocasiones lo olvidemos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *